Año nuevo

La mañana de Nochevieja, Zamora amaneció helada. La nieve caía tímida, pero conseguía envolver los árboles dejando un paisaje blanco, frío y precioso. Como es natural, debía coger la cámara y recoger esa belleza.