Día en el museo

Estas fotos llevan en la recámara desde un fin de semana de verano. Mi hermano vino a visitarme y le llevé al museo etnográfico de Zamora.

Además de la colección, me encanta el espacio y la luz del lugar y tenía muchas ganas de hacer unas fotos dentro. Ese día me pareció el momento ideal, por que así mi hermano podría hacer de modelo. Casi siempre que visito algún lugar voy o sola o con mi pareja, que es alérgico a la cámara, así que al final siempre hago fotos de los sitios sin gente, y las fotos suelen ser aburridas con el paso del tiempo. 

Me encanta la arquitectura, pero las fotografías de lugares o paisaje siempre me resultan más atractivas si hay un alguien admirándolo. ¿Os pasa a vosotros?