November diary - Day twenty-one

Lo primero, perdonar el abandono estos 3 días, pero quería disfrutar sin redes sociales del fin de semana de mi cumpleaños.

El viernes hice 25 años. Número importante, o eso dicen. ADULTEZ. Pero si os soy sincera, el viernes regresé a los 11. Mi hermano vino para poder ir juntos a reencontrarnos con la magia y además me hizo un gran regalo. Mi primer tatuaje. Bueno, miento, me he hecho dos, pero ya os hablaré de ellos otro día.

Aquí estoy, de pie, mirándome al espejo, sin maquillaje, con el pelo sucio, en pijama y con ojeras. Sin sentir nada distinto pero a la vez sabiéndome una persona diferente.

Ahora sí que el cronómetro está en marcha y siento que el tiempo se escapa entre los dedos. Más me vale echar a correr.