Viaje a la playa

Hace dos semanas mi madre, mi hermano, Pandi y yo cogimos el coche rumbo al norte. Nos quedamos en una pequeña casa rural, cerca de Luarca, en Asturias, a la que pienso volver. Los dueños fueron encantadores, llevar mascota no supuso ningún problema y además el desayuno fue increíble y todo casero. 

Este ha sido un viaje muy especial porque era la primera vez de Pandi en la playa y fue genial verla brincar y escapar de las olas.

El primer día comimos en Cudillero,un pueblo precioso típico asturiano con cuestas infinitas. Por la tarde visitamos la playa de la cueva y vimos un atardecer alucinante (os juro que las fotos apenas están retocadas, los colores eran increíbles). 

Al día siguiente visitamos la Playa de las Catedrales, cerca de Ribadeo. Fue genial meter los pies en el mar en pleno octubre, correr por la orilla y ver a Pandi disfrutar. Para comer nos acercamos a Rinlo y de ahí rumbo a casa.

Un fin de semana perfecto que tengo muchas ganas de repetir. El norte y yo tenemos una relación de amor muy duradera y bonita.