Hay una intrusa en mi casa

Ha pasado. Me he convertido en la dueña de una preciosa perrita. Durante toda mi vida, en la carta a los reyes magos siempre pedía un perro. Nunca llegó (¡¡Oooooohhh!!). Pero no me he dado por vencida y por fin ha llegado este momento. Os presento a Pandi. 

Pandi es un cruce de galgo y boxer que ayer, día 15 de marzo, hizo 4 años. Lleva con nosotros una semana y puedo decir que ha sido una de las mejores semanas de mi vida. Dan igual los madrugones, los pelos en el sofá o las babas por el suelo,porque cuando me mira con su cara (haciéndome un claro chantaje emocional), es imposible enfadarse. A Pandi le gusta correr detrás de las ardillas, chupar a todo el mundo y morder palos como si no hubiera un mañana.

Creo que una de las mejores decisiones que he tomado ha sido adoptarla.

Espero que os arméis de paciencia, porque puede que esta lametona se convierta en mi monotema ;)