It's my birthday!!!

¡Hola, hola!

Por si alguno no se ha enterado ya, hoy es mi cumpleaños, 23 otoños pasando frío y dando la lata. Como el día ha caído en un glorioso martes pues celebraciones pocas, aunque hemos tenido comida china y para mi eso es una celebración por todo lo alto (pollo al limón mmmm).

Cuando me han preguntado que se siente al tener 23 he respondido que lo mismo que a los 22, obviamente, pero algo sí ha cambiado, y es que cada vez voy siendo más consciente de que no soy aquella chica de 17 que creía ser emo y tenía rabietas con sus padres por que no la dejaban ir a ver Crepúsculo. Aunque en ocasiones no recuerdo mi edad y si me preguntan tengo que pensármelo, porque sigo estancada en esos 17. Cada vez que digo 23 me sorprendo a mi misma... ¡23! ¿Y por que es tan chocante? Dándole vueltas a la cabeza solo se me ocurre pensar que es por que estoy haciéndome mayor... Ahora soy una adulta... ¡Mierda!

Si soy sincera estos últimos 6 años han pasado como un huracán y han puesto patas arriba todo lo que esa chica de 17 creía, y yo que me alegro.

Empiezo a notar los achaques de la edad y la rodilla me está matando, se supone que debería tener trabajo, pero aún estoy acabando mis estudios, vivo desde hace dos años con mi chico y ahora me gusta más ir al supermercado que ir a comprar ropa, he aprendido que la calefacción vale mucho (pero mucho, mucho) y que no me gusta dormir sola. 

Pero que sea una adulta no significa que me sienta así. 

La persona que soy ahora, está más cerca de la persona que quiero llegar a ser y los problemas que entonces me parecían vitales, ahora mismo me hacen reír. He cambiado en muchas cosas, algunas para mejor y otras para peor, pero aún así me gusta ver que en muchos aspectos, las cosas nunca cambian. Para muestra, un vídeo... ¡Muchos besos!

(Aquí tenéis mi danza de los 23, contemplarla en HD y bailar conmigo)