Bits and pieces

No hago más que pensar en las ganas que tengo de cortarme el pelo a media melena por encima de los hombros, pero me da miedo, y si no queda bien ¿qué? Ya sé que el pelo es pelo y crecerá de nuevo, pero mientras crece hay que esperar en una lucha agónica entre las mini-coletas y yo. 

Mientras pienso en sí me lo corto o no, os dejo con unas fotos que tomé en Salamanca una tarde de esas que no quieres salir a la calle y disfrutas de la vida de interior, sobre todo con esta peludita de la foto de abajo.

Muchos besos