Dear Monday

Para el Dear Monday de hoy voy a hacer algo distinto y recomendaros una película. 

La semana pasada vi Nebraska y fue una de esas experiencias emocionantes que te mantienen con una sonrisa durante varias horas después. Es divertida, un poco dramática y muy tierna. El hecho de que este grabada en blanco y negro solo la hace aún más especial, ya que así te concentras sólo en la historia y la disfrutas aún más. 

Os pongo en situación: Woody, un anciano que empieza a estar senil, recibe un boleto por correo que le indica que ha ganado un premio. Claramente es un timo, pero él cree que ha ganado un millón de dólares y va a intentar a toda costa cobrar el premio, que en teoría lo puede ir a recoger a Lincoln, Nebraska.

Las escenas iniciales en las que se escapa de casa y pretende ir andando hasta allí son simplemente maravillosas, y la evolución de la relación entre Woody y su hijo, que es él que le lleva en este viaje, es fascinante de principio a fin, pasando por la risa, el llanto, los rencores y momentos de lo más divertido, como cuando pierde la dentadura.

Todos los personajes son un claro reflejo de la américa profunda, con mención especial para los primos de David, el hijo, que son unos personajes tan mediocres que rozan lo hilarante.

También el personaje de la madre es divertidísimo (no os perdáis la escena en el cementerio). Representa a esa mujer luchadora, con la vida a sus espaldas sin nadie que la ayude, dura e irónica, pero también dulce.

Espero que si decidís verla o ya la habéis visto, la disfrutéis y me digáis que os ha parecido. ¡Muchos besos y feliz lunes!