The project 52: 01/52

Diréis: ¿y este título tan raro Laura? ¿Eres una espía internacional y se te ha colado algún fichero secreto? No, no, nada de eso. El otro día comencé una nueva sección, Dear Monday, y hoy empiezo otra: The Project 52, o en castellano: El proyecto 52. Os explico: Hay una moda entre las mamás más hipster del universo blogger que consiste en tomar un fotografía de sus hijos una vez a la semana todas las semanas durante todo el año, de ahí el 52, ya que el año tiene 52 semanas. Lo llaman ''A portrait of my children, once a week, every week in 2014 (o el año que sea) y como a hipster no me gana nadie (ja,ja,ja) pero no tengo hijos, ni un sucedáneo como alguna mascota, he decidido que quería embarcarme en este proyecto pero retratando otra cosa, ¿el qué? os preguntareis. Pues os respondo: ¡COMIDA! Claro, ¿qué me gusta más que el diseño de interiores (véase el  post anterior)? La comida.

Desde que vine a vivir a Soria la cocina se ha convertido en mi habitación favorita de la casa y me gusta cocinar cosas nuevas que no he hecho nunca para ir adquiriendo  una base y poder tener una alimentación variada. La hora de la comida es un momento emocionante en casa y nos gusta preparar grandes banquetes los fines de semana, cocinar con tranquilidad y disfrutar en la mesa.

Como no tengo bebés monísimos o un perro con el que se me caiga la baba y mi novio tiene alergia al objetivo de la cámara, lo único que tengo a mano son los platos nuestros de cada día. No pretendo creerme master chef (cuánto daño ha hecho al mundo emplatado) ni contaros las recetas con interminables instrucciones e ingredientes imposibles de encontrar en un supermercado normal. No, solo quiero mostraros mis comidas, ya que estoy tan orgullosa de ellas como las mamis blogger de sus retoños.

Espero que comáis por los ojos.

"A portrait of my food, once a week, every week in 2014".

Desayuno de reyes con su correspondiente roscón.

La verdura más bonita que he visto en mi vida, el romanescu.

Romanescu con setas, huevo escalfado y puré de patatas.

Frutas para la cena.

Mi chico hace el pan más rico del mundo. Pan con perejil y panes de chocolate.

Patatas a la importancia con salsa de setas.

Ensalada con manzana y aguacate.